EL PADRE SALAS: La precuela de

EL PADRE SALAS: La precuela de "Desde el Infierno" por Enrique Laso

Titulo del libro: EL PADRE SALAS: La precuela de "Desde el Infierno"

Autor: Enrique Laso

Número de páginas: 71 páginas

Fecha de lanzamiento: November 24, 2014

Editor: Amazon

Enrique Laso con EL PADRE SALAS: La precuela de "Desde el Infierno"

EL PADRE SALAS: La precuela de "Desde el Infierno" por Enrique Laso fue vendido por EUR 0,99 cada copia. El libro publicado por Amazon. Contiene 71 el número de páginas.. Regístrese ahora para tener acceso a miles de libros disponibles para su descarga gratuita. El libro está disponible en PDF, epub, audiolibros y muchos más formatos. El registro fue libre.

EL PADRE SALAS
Una novela escrita por petición expresa de cientos de lectores.
El personaje más carismático de la novela DESDE EL INFIERNO. El BestSeller, adaptado al cine en España, que encandiló a miles de lectores en todo el mundo.
En esta especie de spin-off, conoceremos qué le llevó al padre Salas a huir de México para refugiarse en Madrid.
Conoceremos el aterrador caso de las múltiples posesiones de varias niñas en pueblos de los alrededores de Guadalajara (México). Una novela cargada de momentos de emoción, y que fascinará a los amantes del género.
Extracto del Capítulo I:
La niña había pasado toda la noche gimiendo. Era casi como una especie de ronquido gutural, salido de las entrañas de un animal, en lugar del cuerpo enjuto, casi famélico, de una criatura de apenas diez años.
Estaba acurrucada en una yacija conformada por sacos de paja desigualmente repartida. Sus padres, más por desesperación que por resentimiento o temor, la habían confinado en un cobertizo que usaban para resguardar de la lluvia los aperos de labranza y algunas pertenencias de escaso valor que con los años habían ido heredando de diversos familiares.
El médico se aproximó con aprensión a la chiquilla, que parecía dormitar, aunque respiraba con sacudidas constantes, impropias de un ser humano.
-¿Cuántos días lleva postrada en este estado?
-Una... una semana... - se atrevió a responder la madre, segura de recibir de inmediato una reprimenda por parte del médico.
El doctor lanzó un suspiro de resignación y tomando la mano de la criatura trató de medirle el pulso. Sintió un escalofrío intenso al percatarse de que el corazón de la niña apenas latía... ¡poco más de 20 pulsaciones por minuto! Era completamente imposible.